29 de junio de 2017

Orgullo LGBT+ #PrideMonth🌈

https://static.tumblr.com/197f1a3d86509769e296d49bb21e2ff6/njhktts/Eghnf8iqt/tumblr_static_tumblr_static_7juqz05sa0co0g4wkc4cgc444_640.png 

Justamente el día de ayer se estaba celebrando el día internacional del orgullo LGBT+, una celebración que sin duda despierta tantas opiniones como personas hay en el mundo, pero que sin duda es algo realmente importante. Si he de ser honesto, soy bastante malo para hablar sobre temas importantes pero aún quería hacer una entrada en la que se hablara sobre el tema así que me di a la tarea de invitar a un par de amigos para que me ayudaran y esto saliera adelante así que sin más, los dejo con ellos...


Disculpa, homofóbico.
Roli Rodriguez de El espacio de Roli 


“No tengo nada en contra de ellas, las respeto pero creo que un niño que crece con dos mamás tendrá problemas en un futuro por la falta de figura paterna”

“No soy homofóbico pero creo que los gays no deberían besarse en público, mucho menos si hay niños presentes”

“La bisexualidad no existe, acepta que eres gay”

“No, si una mujer no tiene vagina no es mujer”


¿Te identificas con alguna de esas frases? ¿Sí? Lamento informarte que hay un poco de homofobia en ti y que tu discurso discrimina, violenta y oprime a una minoría ya bastante dañada. Y no es tu culpa, vamos, no vengo aquí a juzgarte, permíteme terminar. La culpa es de ese importante constructo social llamado Heteronormatividad.
La Heteronormatividad nos ha vendido la idea de que las prácticas heterosexuales son lo normal, pero no solo se limitó a regularizar bajo este concepto a las prácticas sexuales, sino a las políticas, artísticas, eclesiásticas, jerárquicas y personales. Le puso un orden y un sentido a prácticamente todo lo existente y por existir creando un modelo que regiría nuestras vidas y que pondría en desventaja a un número importante de personas a las que hoy en día conocemos como comunidad LGBTQ+

La comunidad LGBTQ+ ha sido perseguida, condenada y violentada durante décadas bajo el yugo Heteronormado social. ¿Por qué? Porque se sale de su modelo, porque pone en duda el orden social establecido, porque va más allá de lo permitido y desafía sus normas y es aquí donde empieza nuestra labor.

Lo primero que tendríamos que hacer es reconocer que tenemos un grave problema de equidad e injusticia y que tenemos privilegios que oprimen la libertad de unos cuantos. Tenemos que comenzar por aceptar que todos somos iguales y que las preferencias sexuales son solo una pequeña parte de lo que nos define como personas y como raza. Sé que es sumamente complicado eliminar prejuicios cuando prácticamente nacimos con ellos pero es indispensable hacerlo, en la medida en la que nos liberemos de ellos comenzaremos a ver en los demás las similitudes y dejaremos de señalar las diferencias.

Disculpa, homofóbico pero la comunidad LGBTQ+ no está buscando que te unas a sus filas y cambies tu orientación sexual, lo único que esperan de ti es comprensión, apoyo y un trato digno.

Disculpa, homofóbico pero es cierto que tus hijos aprenden comportamientos que ven en la sociedad como el odio, el rechazo, la injusticia y la violencia. Procura mantenerlos alejados de ellos, educa con el ejemplo, educa con amor, educa con respeto.

Disculpa, homofóbico pero esto no es una guerra de poder, no estamos midiendo fuerzas, no queremos tu lugar, queremos el nuestro.

Disculpa homofóbico pero tus comentarios ofenden y afectan a los más vulnerables. Tu opinión es importante y puedes expresarla, claro, pero debes aprender a analizar el impacto que ésta puede causar en los demás, sé responsable.

Disculpa, homofóbico pero ésta comunidad está despertando y no lo puedes evitar.

Agradezco a Emma el haberme invitado a participar en este especial del orgullo LGBT, sin duda es un tema que me apasiona y del cual podría hablar por horas. Me despido haciendo la invitación a reflexionar sobre nuestros actos, a cuestionar todo cuanto creemos saber y a medir nuestras palabras antes de dejarlas salir.

Paz.
*Se utiliza el término LGBTQ, sin embargo se reconoce e incluye el resto de orientaciones, preferencias y filosofías de vida*

 Redes Sociales



Siéntete cómodo con quien eres.
Alex Neira




Rosquete.

Maricón.

Cabro.

¿Alguna de estas palabras les suena familiar?




Jerga peruana (o mejor dicho, latina) utilizada cuando un hombre demostraba un comportamiento poco ‘masculino’ ante la sociedad. Una mujer poco femenina era mejor aceptada, pero igualmente tendía a ser ridiculizada con adjetivos como ‘machona’ o ‘marimacho’. Palabras que se acentuaron tanto en la cultura popular que su uso se extendió ampliamente, pasando a ser usadas en muy diferentes contextos.

Dicha cultura, machista y retrógrada, en la que hemos crecido, nos hace pensar que lo que es diferente y en algún sentido fuera de lo común, está mal; censurándolo y levantando un muro frente a él con la finalidad de ignorarlo y engañarse a sí mismo, creando la idea que no está ahí. Generando así un problema mucho más grande y, que con el paso del tiempo crecerá de forma exponencial: la ignorancia.

¿Por qué es que los adjetivos con los que comencé este artículo tienen de manera tácita esa esencia despectiva? Porque justamente la ignorancia hace creer que aquella persona que no encaja perfectamente en los estereotipos de comportamiento de hombre o mujer, es inferior al resto y por ello, no merece el mismo respeto que una persona que si lo hace.

Una persona no es un objeto fabricado en serie. No tiene un molde definido y puede tener infinitas maneras de expresarse su ser, su esencia. Su Yo interior. Un ser tan complejo como un ser humano no puede ser limitado en ningún aspecto; ya sea en su manera de pensar, de relacionarse con los demás, de hablar, de expresarse, de sentir… de amar.

La libertad de expresión engloba todo ello, dándonos la seguridad y la libertad de poder hacerlo a nuestro antojo. Y con el paso de los años, con las múltiples intervenciones que se han realizado y con el batallar de muchísimas personas, es que hoy en día podemos ser mucho más visibles de lo que la comunidad LGBTQ+ era hace una década, aunque aún hay un largo camino por recorrer, eso sin dudarlo.

Hoy vivimos en una sociedad más inclusiva, no sólo para la comunidad LGBTQ+, sino en general a lo que no encaja en un estereotipo dado. Esto sobre todo en países más desarrollados, en los que ya en muchos casos es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Viviendo actualmente en Los Ángeles, California, puedo asegurar ello. Es muy normal ver parejas demostrando su amor, tomadas de la mano caminando y besándose. West Hollywood, una ciudad en el corazón de Los Ángeles, es una de las más inclusivas en todo California, si no es la más inclusiva de todos los Estados Unidos. Por donde uno observe verá la bandera tan distintiva de la comunidad LGBT flameando; sobre restaurantes, hoteles, perfumerías, centros comerciales e incluso en sex shops. El paraíso para muchos de nosotros.

¿Pero qué pasa al otro extremo del continente, en donde aún hay cierta clase de represión?

Vivir esta transición ha sido una experiencia única, y esto es lo que quiero compartir con ustedes:

Crecer y aceptarme a mí mismo en una sociedad en la que el bullying escolar y el acoso era frecuente, fue una tarea difícil. Descubrir que mi opción sexual era algo ‘malo’ hizo que una parte de mi deje de aperturarse al mundo, volviéndome una persona tímida, callada, y en cierta manera, un niño introvertido y sin confianza en sí mismo. Con el paso del tiempo, con las amistades que hice y con la información que obtuve gracias a internet supe que no era el único, que allí afuera había un mundo para mí siendo lo que siempre fui, un hombre homosexual.

Me costó mucho aceptarlo, pero finalmente lo hice. Mi círculo más cercano fue enterándose con forme más confianza tenía y con forme más aceptado era. No voy a negar que tuve muchas discusiones con personas que aún pensaban que yo estaba enfermo mentalmente, miembros de mi familia que me ofrecían su ayuda para empezar una terapia psicológica; ‘solución’ que a muchos de nosotros seguramente nos quisieron imponer.

Tuve suerte. Mi familia a pesar de todo, me aceptó y logré abrir sus mentes un poco más. Sé que no es el caso de todos, pero no es algo que se ‘necesite hacer’, es algo que quieres hacer para ser completamente honesto contigo mismo y con tu entorno más cercano. Es una parte más de nosotros que no cambia absolutamente quienes somos. Es una pieza que complementa nuestra persona, pero que no nos re-define como personas.

Siéntete cómodo con quién eres. Rodéate del ambiente en el que te sientas cómodo, de las personas que sientas una conexión; no merece la pena tratar de encajar en un lugar sólo con la finalidad de hacer feliz a alguien más. Si tú no buscas tu propia felicidad nadie más lo hará. Confía en tus decisiones y aprende de tus errores. La vida se pasará tan rápido que luego uno se preguntará “¿Por qué no lo hice?”
 Redes Sociales

 El cambio empieza en ti.
Leah Atkins
http://i.imgur.com/DKynxmN.gifPara entender la diversidad, tenemos que partir de lo que nosotros mismos consideramos una agresión, lo que dentro de nuestros parámetros morales es considerado "discriminación". He escuchado comentarios dentro de mi propia familia que llaman a la inclusión y a la aceptación, comentarios tan simples y sueltos como "No es problema de nadie" o "Cada quien hace lo que quiere con su vida".

Sin embargo, dichos comentarios que están dentro del marco de lo que podríamos llamar correcto, pierden cualquier peso que pudieran tener cuando están acompañados de inofensivos comentarios como "Ese trasero es suyo" o "Mientras no se metan conmigo, todo bien". ¿Qué entedemos hoy en día como discriminación? Para mí, discriminación no tiene que ser un hecho en sí, una acción negativa que automáticamente rechace a un sector o a un individuo. Para mí la peor discriminación es aquella que pretende ser una aceptación pasiva acompañada de un pero.

Para mí, la peor discriminación es aquella que hacemos verbalmente. La que expresamos sin razonar en profundidad.

A las personas homosexuales se les sigue tratando como un grupo pequeño, como un exponente mínimo que aunque no sea dañino podría llegar a serlo. Ya sea por motivos religiosos o ya sea por motivos científicos. Si nos dieran una moneda por cada vez que nos dicen que no entraremos al cielo o que acabaremos con la raza humana, podríamos juntar nuestras juzgadas existencias para hacer grandes cosas en beneficio de otros. Y aún así, seríamos juzgados.

No obstante, la comunidad LGBT+ en realidad es más grande de lo que parece y aunque existan diversas preocupaciones al respecto, lo cierto es que no pretendemos ser ni más ni menos que los demás. En realidad pretendemos ser iguales. Por lo tanto, el hecho de una aceptación por parte de la sociedad es lo que a mí más perturbación me causa.

¿Por qué debo ser aceptada por el resto cuando yo acepto a los demás? La cantidad de letras de esta comunidad, cada vez más expandida, nos hace comprender a las personas que estamos dentro que pertenecemos a algo muy grande, a algo que no nos incluye solo a nosotros sino a todos y es por ello que poseemos una maravillosa comprensión del mundo. Pero aunque nosotros la poseemos, es difícil entender porqué no todo el mundo puede pensar tan abiertente con respecto a nosotros.

Comentarios de esa índole no son más que dañinos, no hacen más que hacernos cuestionar (como si no lo hubiésemos hecho ya) por qué somos como somos. Cuando la verdad es que no deberíamos cuestionarlo nunca, porque solo somos personas viviendo la vida de acuerdo a nuestros sentimiento; ese tipo de comentarios hieren, lastiman en lo más profundo y te hacen preguntarte, una vez que te sientes roto, ¿qué está bien y qué está mal? ¿Qué tengo que hacer para que entiendas que soy normal? ¿Qué tengo que hacer para que dejes de juzgar?

Películas como La vie d'Adele (La vida de Adele en español), desde la perspectiva lésbica, reflejan las dificultades de una adolescente que en realidad no siente ningún tipo de atracción por su pareja, la forma en que es infeliz en una sociedad que le pide a gritos que sea exactamente como ellos. Y luego dan una visión tan acertada que da miedo, de lo que se siente descubrir que tu verdadera pasión y tu verdaderas ganas de vivir se salen de la línea, sólo porque te gusta una persona del mismo sexo. Se ven los conflictos internos y externos, el enfrentamiento con la realidad. Pero lo más importante, se ve sin filtros lo que tiene que vivir una mujer cuando le gusta otra mujer, la forma en que existe un rechazo automático por parte de sus amigas y cómo esto la marca para siempre, aunque no lo diga.

Desde la perspectiva gay, películas como Azul y No tan Rosa te dan una visión también muy cruda de lo que un hombre debe pasar cuando es homosexual. Y esta película toca temas más relacionados con nuestra realidad como latinos: el país con respecto a la gente. Comentarios de los ancianos, la ignorancia colectiva, la violencia por parte de grupos machistas que pretenden salvar la raza a raíz de actos que siempre terminan en sangre y algo muy importante, ¿cómo podemos hacer que gente que lleva tal pensamiento en la cabeza cambie de parecer?

Yo diría que no es imposible, pero tampoco es sencillo. Lo que sí sé, es que la verdadera aceptación y la verdadera libertad existe en nosotros mismos. Mientras que aceptemos que formamos parte de esta enorme gama de personas con gustos variados y situaciones tan diferentes como la nuestra, estamos haciendo el cambio. Yo soy partidaria de que la "Salida del closet" es completamente innecesaria. Soy partidaria que volvernos un show público no nos hace más fuertes, nos hace una vez más adaptarnos a la sociedad. Y no digo que adaptarse sea malo, solo digo que adaptarse a lo normal es redundante.

Ser como debemos ser no está mal, pretender ser lo que no somos sí lo está.

Hoy podemos decir que la diversidad existe y es alcanzable y podemos prometerle a las futuras generaciones LGBT+ que vivirán en un mundo donde salir a la calle de la mano con la persona que amas será completamente normal, independientemente de tu género con respecto a tu identidad sexual.

Pero el cambio empieza en ti. Sal a la calle con tu pareja y llévala de la mano, sonríe y disfruta de su compañía. Lleva la ropa que mejor vaya contigo, siéntete como quieres sentirte. Y cuando seas feliz, que el mundo lo sea contigo.

http://womenonthefence.com/wp-content/uploads/2013/11/37756-Happiness-Is-Out-There.jpg 
Y hasta aquí la entrada de hoy... Que sí, que ha quedado un poco larga, pero no quería cortar la opinión de ninguno así que no me queda más que agradecerle a nuestros invitados y darte el paso a ti, lector, para que dejes tu opinión🌈.

18 comentarios:

  1. Hola, Emma. Me ha encantado la entrada. Has elegido muy bien a tus invitados y ellos han brindado reflexiones muy valiosas.
    Me gusta mucho ver como poco a poco se cuestiona más la heteronormidad, como incluso en ciudades más pequeñas hay más inclusión y aceptación; creo que este tipo de entradas y movimientos como el mes del orgullo ayuda mucho.

    Te adoro, Emma ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te amo, Caro.

      ¡Muchas gracias por el comentario!♥

      Eliminar
  2. Oye cálmate, apenas acabo de comentarte una entrada y ya tienes otra jajajaja

    Ya siendo un poco más serio, sólo conozco a Roli y conozco un poco de su discurso acerca de muchas cosas, lo respeto pero... naah, lo respeto porque cuando hay que dar una opinión seria encuentra las palabras adecuadas para expresar su opinión sin necesidad de violencia. A Alex y Leah no los conocía pero sus puntos de vista y opiniones me han gustado mucho, creo que los tres tienen un punto en común y ese es el de que todos merecemos respeto, sin importar como o quienes decidamos ser. Yo tengo la idea de que algún día lograremos la inclusión completa o casi completa que no habrá necesidad de dividirnos entre heterosexuales y comunidad LGBT+ sino que todos seremos parte de un solo grupo: "humanos". Y es seguro que habrá gente que no piense como yo, pero quizá unos pocos lo hagan. Creo que estoy comenzando a divagar así que por ahora lo dejaré hasta aquí.

    Muy buena entrada Emma, me encantó tu sinceridad al inicio n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre sincero, ya lo sabes.

      ¡Gracias por el comentario, Sergio!

      Eliminar
  3. ¡Holaaa! Me alegro mucho que le hayas brindado espacio a un tema tan contingente como éste, y yo estoy totalmente de acuerdo. Aunque yo creo que de a poco vamos avanzando sobre todo Latinoamérica en general, en la aceptación de las minorías sexuales. Pero vamos lentísimo, y aún hay mucho que avanzar en discriminación.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, mucho camino es lo que nos queda, pero creo que estos últimos años estamos avanzando bastante... ¡Muchas gracias por el comentario!

      Eliminar
  4. Hola!! Q entrada y discursos mas poderosos, me encanta que estos temas cada vez se hablen más y crear visibilidad a los problemas y prejuicios que tienen que efrentar. De la primera opinión, es importa señalar esas típicas frases que dice la gente que se dice "no homofóbica" pero obviamente no lo considera con los mismos derechos o igual los menosprecia "de una forma sutil".
    Saludos, espero ver mas entradas así en tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero poder traer un par de entradas más de este tipo♥

      ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar
  5. Una entrada excelente. De mis favoritas respecto al tema. Muchas gracias por solicitar estas colaboraciones y compartirlas con nosotros. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te amo, Humberto.

      ¡Muchas gracias por el comentario! Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Una entrada genial. Ha sido todo un acierto hacerla, ya que por desgracia aún convivimos con personas que no saben aceptar que no todos tenemos que ser iguales.

    Un saludo y ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que sólo basta con que uno mismo se acepte para que poco a poco el pensamiento de esas personas vaya cambiando.

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  7. Holaaa
    Muy buena entrada, es muy importante hablar de temas como estos, porque verdaderamente es horrible ver como algunas personas niegan la libertad de otras, incluso en cosas tan necesarias como el amor
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  8. El mejor post que he leído sobre el tema. Simplemente me encantó, me dejó sin palabras, incluso cambió un poco mi manera de pensar. Los apoyo y admiro, espero pronto presenciar una evolución de parte de nuestra sociedad. Excelente y conmovedor post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡HOla! Me encantó esta entrada y los puntos de vista directos que manejaron Roli, Alex y Leah, porque cada que esa gente menciona alguna de las frases citadas anteriormente insiste en que no son homofóbos cuando en realidad lo son, incluso es lamentable ver que hasta la prensa escrita haga lo mismo, hace poco en un periódico local salió un artículo que hablaba del primer jefe de gobierno Irlandés homosexual y dicho texto llevaba por título "Irlanda elige al «más diferente»", un título bastante horrible y lo que pensé al leerlo fue ¿cuál diferente? ser parte de la comunidad LGBT+ no lo hace a nadie diferente,son seres humanos y lo peor es que ese es uno de los periódicos más importantes del estado que además de utilizar términos homófobos suele ser en algunas ocasiones y de manera sutil misógino, racista y xenófobo. Como menciona Sergio, ojalá dejen de existir etiquetas y divisiones entre los heterosexuales y la comunidad LGBT+ y todos convivamos en paz.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, muchos creen haber avanzado, pero la verdad es que muy en el fondo aún continúa existiendo ese pequeño pensamiento de discriminación, pero por suerte se esta avanzando en ello.

      ¡Gracias por el comentario, Lily!

      Eliminar